Cómo detectar las reseñas falsas en las compras online

Cómo detectar las reseñas falsas en las compras online

Esto de las reseñas falsas no es algo nuevo pero, como ocurre con otras muchas cuestiones relacionadas con el mundo digital, es el foco de la actualidad el que nos recuerda que están ahí.

Hablamos de las reseñas que, por desgracia, nos podemos encontrar en muchos portales de compra, tiendas online o al realizar una búsqueda en Google.

Primero debemos aclarar que la gran mayoría de las reseñas y comentarios que dejan los usuarios son reales y que, como tal, nacieron con la finalidad, por un lado, de servir de elemento de valoración para el consumidor sobre la calidad, nivel de satisfacción o experiencia de compra de un producto o servicio, y por otro como generador de confianza para otras personas permitiéndoles poder conocer el grado de satisfacción sobre un producto, servicio o la marca que los distribuye.

El éxito de este concepto ha sido tal y tiene tanta relevancia en el éxito de la venta online que las valoraciones de los clientes constituyen uno de los criterios más utilizados por los compradores online, hasta el punto de que el 88% de los consumidores las leen antes de tomar una decisión de compra, llegando incluso a traspasar su alcance al mundo real donde un 60% de los usuarios reconocen que leen las reseñas antes de comprar en una tienda física.

Pero, como ocurre con otras muchas cosas, lo que nace con un objetivo claro se va desvirtuando por el camino alejándose del fin para el que fue pensado hasta convertirse en una oportunidad de negocio fraudulento y que algunos utilizan para obtener rentabilidad a través de prácticas que, además, también son empleadas por empresas, portales de compra y estrategias de marketing para derivar en procedimientos engañosos para los consumidores.

Reseñas internet

Porque comprar reseñas en internet además de resultar sencillo se ha convertido en un negocio muy lucrativo. No hace falta más que utilizar el buscador de Google para comprobarlo.

Conocedores de la importancia que los consumidores dan a las reseñas y valoraciones y su gran impacto e influencia en las compras online, vender y compras reseñas positivas “al kilo” se ha convertido en un negocio para algunos y una oportunidad para otros de mejorar falsamente su imagen de marca o las bondades de su producto o servicio.

Lo cierto es que perseguir este tipo de conductas (tanto del que vende como del que compra) no es fácil y, en este sentido, se echa de menos una legislación clara que castigue de forma contundente estas prácticas y proteja al consumidor final.

De igual forma, los propios portales de compra más populares o las plataformas que facilitan información a los consumidores tampoco se afanan en exceso en la vigilancia para erradicar este fenómeno aduciendo la dificultad de llegar a todas ellas y, aunque disponen de departamentos específicos para detectarlas, lo cierto es que no se les nota “muy preocupados” por atajarlas.

Es más, incluso muchos consumidores ni siquiera son conscientes o conocen la existencia de las reseñas falsas creyéndose a pies juntillas las valoraciones que aportan otros usuarios que, en muchas ocasiones, ni siquiera han visto el producto y mucho menos han comprado.

¿Se pueden detectar las reseñas falsas y distinguirlas de las reseñas reales?

No se puede decir que es fácil para el usuario tener un nivel de certeza alto sobre la calidad de las reseñas que figuran al lado de los productos o servicios que se venden online pero si hay ciertos indicios o pistas que podemos seguir y que nos pueden hacer sospechar de que nos encontramos ante estas valoraciones y comentarios fraudulentos.

Reseñas en forma de C. Se denomina así por la forma que componen al estar constituidas por reseñas con puntuación 5 (más alta) y con puntuación 1 (más baja). Aunque no es una ciencia exacta si es un indicio por lo que es mejor fiarse de aquellos productos que contengan valoraciones o comentarios con 2, 3 y 4 estrellas.

Otra pista es la existencia de marcas desconocidas detrás de un producto y que se han colocado en las primeras posiciones (incluso se convierten en productos recomendados) gracias a las valoraciones de los usuarios.

Recibir directamente del vendedor algún tipo de descuento, regalos, cupones gratuitos o promoción exclusiva a cambio de realizar un comentario positivo y publicar tu reseña.

Otra pista de que nos encontramos ante una reseña falsa es que, a diferencia de las reales, están muy elaboradas y contienen muchas imágenes. Por regla general los usuarios que aportan reseñas verdaderas suelen ser concisos y no se toman la molestia de subir fotos del producto.

Comprueba el perfil del usuario que aporta la reseña, si este solo opina sobre productos de una sola marca seguramente sean reseñas falsas. De igual forma debes sospechar si encuentras que un mismo usuario escribe varias reseñas seguidas sobre el mismo producto con puntuaciones diferentes.

Otro indicio que nos debe de poner en alerta es la existencia de reseñas de diferentes productos debajo del producto que estamos viendo y que además son calificaciones totalmente con “muchas estrellas”.

Como decimos, esta no es una “ciencia exacta” pero si son factores que debemos analizar antes de tomar una decisión de compra y, con ello, reducir las posibilidades de ser engañados.

¿Qué podemos hacer los usuarios ante estas prácticas abusivas?

Como consumidores responsables también depende de nosotros combatir estas prácticas por lo que está en nuestra mano poner en marcha ciertas acciones.

Utilizar aplicaciones que nos ayudan a detectar testimonios falsos en internet y que son fácilmente accesibles a través del buscador de Google.

Ante una evidencia del uso de reseñas falsas debemos reportar y denunciar los hechos a las plataformas, normalmente cuenta con canales específicos para perseguir a los infractores y con ello estaremos ayudando a otros usuarios.

Siempre es conveniente echar un vistazo al perfil de la persona que deja una reseña, sobre todo si estamos ante una marca poco conocida que se encuentra en las primeras posiciones.

Comprobar que las compras estén verificadas. Con ello tendremos la certeza de que el usuario realmente ha comprado el producto.

Leer también las críticas negativas y comprobar que son específicas. Hay ciertos comentarios que se pueden aplicar a todos los productos pero los más fiables son aquellos que aportan información concreta sobre un determinado fallo o error de fabricación que se detecta con el paso del tiempo.

Uso del sentido común. A veces, nuestra intuición nos alerta de aspectos que no debemos pasar por alto, o al menos, comprobar su veracidad.

En cualquier caso, no debemos olvidar el 75% de los consumidores confían en las reseñas como criterio válido para tomar una decisión de compra y que 6 de cada 10 considera más confiable la compra de un producto si hay alguna reseña negativa ya que aporta credibilidad al producto y a la marca que hay detrás.