Hipoteca inversa: ¿En qué consiste y cómo funciona?

Hipoteca inversa: ¿En qué consiste y cómo funciona?

La hipoteca inversa es un tipo de préstamo hipotecario que se diferencia de las hipotecas tradicionales en que el banco abona una renta al cliente a cambio de que este ofrezca su vivienda como garantía de devolución de dicha renta.

En este artículo, explicaremos en qué consiste la hipoteca inversa, los diferentes tipos que existen, los requisitos para solicitarla, sus ventajas e inconvenientes y cómo se realiza la devolución del dinero.

¿Qué es una hipoteca inversa?

La hipoteca inversa funciona de manera inversa a una hipoteca normal, es decir, en vez de pedir dinero prestado para comprar una casa lo que se hace es hipotecar la vivienda en propiedad para que una entidad bancaria pague el importe durante un tiempo o lo abone entero. Esto dependerá de lo que acuerden ambas partes: banco/cliente.

Tipos de hipoteca inversa

La renta procedente de la configuración de una hipoteca inversa se puede percibir en una única suma o de forma periódica, de modo temporal o vitalicio, pero siempre se tendrá en cuenta la esperanza de vida y el valor del inmueble.

En lo referido a los tipos de hipoteca inversa, destacan los siguientes:

– Hipoteca inversa temporal: Se percibirá una cuota mensual por el periodo de tiempo fijado en el contrato por lo que, rebasado el plazo previsto y aunque el cliente ya no reciba más fondos, no habrá que devolver el capital hasta que fallezca el último de los solicitantes o beneficiarios, pero la deuda seguirá generando intereses.

– Hipoteca inversa vitalicia: Garantiza una renta mensual para toda la vida del titular de la hipoteca. Al no existir una fecha de vencimiento la renta mensual percibida es menor que una hipoteca inversa de tipo temporal.

Además, este tipo de préstamo puede contar con un seguro de renta vitalicia que se activa en el momento en el que la renta recibida por el titular supere el valor máximo de la hipoteca.

– Hipoteca inversa de disposición única: Ésta se recibe mediante un único pago basado en el valor de tasación de la vivienda al comienzo de la hipoteca.

Requisitos para solicitar la hipoteca inversa

Con carácter general este tipo de hipoteca está especialmente dirigida a clientes mayores de 65 años (aunque dependiendo de la entidad bancaria la edad puede llegar a ser de 70 años) o personas dependientes que ya tengan una vivienda en propiedad.

Para ello, se tendrá en cuenta el valor de tasación del inmueble para determinar la renta. En cualquier caso será obligatorio tanto la entrega de una oferta vinculante como la prestación de un servicio de asesoramiento previo e independiente. La normativa recoge la Ficha de Información Precontractual (FIPRE) y la Ficha de Información Personalizada (FIPER) para hipotecas inversas.

Ventajas e inconvenientes de la hipoteca inversa

Como ventajas, las rentas obtenidas con la hipoteca inversa no tributan como rendimiento a lo que se suma la posibilidad de alquilar la vivienda, aunque es recomendable informar de ello a la entidad.

Además, es importante tener en cuenta que la hipoteca inversa puede tener un impacto en la herencia que se dejará a los herederos. Si bien es cierto que la vivienda hipotecada no puede ser vendida sin el consentimiento del titular los herederos pueden encontrarse con una deuda importante que deberán saldar si quieren mantener la propiedad del inmueble.

En conclusión, la hipoteca inversa puede ser una opción interesante para personas mayores o dependientes que necesitan una renta adicional y tienen una vivienda en propiedad. Sin embargo, es importante tener en cuenta tanto las ventajas como los inconvenientes y evaluar cuidadosamente las diferentes opciones antes de tomar una decisión.

En cualquier caso es recomendable contar con el asesoramiento de un experto en la materia y buscar información detallada sobre las condiciones y requisitos de cada entidad bancaria.

 

Style Selector