Salud y seguridad en el trabajo: Ahora también en casa.

Salud y seguridad en el trabajo: Ahora también en casa.

Hoy, 28 de abril, celebramos el «Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo», unos de esos días que, desgraciadamente, pasan inadvertidos para muchas personas y empresas pero que ha supuesto, sólo en 2002 y según los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social de España, que más de 800 personas murieran trabajando y que se registraran 631.724 accidentes con resultado de baja laboral.

Sin duda, la salud y la seguridad laborales son dos conceptos que están estrechamente relacionados y cuya finalidad es mantener un entorno de trabajo saludable y seguro para los empleados. Por eso, la salud y la seguridad laborales abarcan múltiples campos especializados, incluyendo la higiene industrial, la toxicología, la formación, la seguridad técnica, la ergonomía y la psicología.

El objetivo principal de la salud y la seguridad laborales es evitar los accidentes y las enfermedades laborales. Las actividades en materia de salud y seguridad laborales tienen como objetivo definir los riesgos existentes en los lugares de trabajo, analizar la naturaleza de los riesgos y las medidas necesarias para neutralizarlos, corregir la situación y realizar mejoras, controlar la efectividad de las medidas y controlar la aparición de nuevos riesgos.

Es importante prestar atención tanto a la salud como a la seguridad laborales ya que, por definición, un lugar de trabajo saludable es también un lugar de trabajo seguro.

Hay que pensar que la mayoría de los trabajadores y trabajadoras pasan por lo menos ocho horas al día en el lugar de trabajo, por lo que los entornos laborales deben ser seguros y sanos. Desafortunadamente, todavía hay algunos empleadores que no se preocupan lo suficiente por la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores lo que deriva en accidentes y enfermedades profesionales que, en muchos casos, podrían haberse evitado.

Los accidentes o las enfermedades relacionados con el trabajo pueden tener consecuencias muy graves, tanto directas como indirectas, en las vidas de los trabajadores y trabajadoras así como de sus familias. Se ha calculado que los costos indirectos de un accidente o de una enfermedad pueden ser de cuatro a diez veces mayores que sus costos directos.

Una enfermedad o un accidente laboral puede tener tantos costes indirectos para los trabajadores y trabajadoras que a menudo es difícil calcularlos.

Por su parte, las empresas también deben de hacer frente a los costes directos y, llegado el caso, tener que pagar por el tratamiento médico, la indemnización, la reparación o sustitución de maquinaria dañada y la disminución temporal de la producción  e incluso tener que contratar a un nuevo trabajador y proporcionarle capacitación y tiempo para adaptarse al trabajo.

Las malas condiciones de salud y seguridad en el lugar de trabajo influyen negativamente en la imagen pública de la empresa.

Por lo tanto, es esencial que las empresas, los trabajadores y trabajadoras y otros interesados trabajen juntos para crear programas de salud y seguridad efectivos. Los empleadores deben ser conscientes de su responsabilidad moral y jurídica de proteger a sus trabajadores y deben tomar medidas para mejorar las condiciones de salud y seguridad en el lugar de trabajo. Los trabajadores también tienen un papel importante que desempeñar al informar sobre los riesgos en el lugar de trabajo y participar en programas de salud y seguridad.

Pero si hasta ahora la salud y seguridad en el trabajo estaba orientada a entornos laborales externos, esto ha cambiado. Ya son muchos los trabajadores y trabajadoras que realizan su actividad laboral desde su casa evitando desplazamientos y situaciones de riesgo a las que estaban expuestos en sus antiguos lugares de trabajo.

En cualquier caso también es importante no bajar la guardia y tener en cuanta algunas recomendaciones que te pueden ayudar a  mantenerte saludable mientras trabajas desde casa:

1. Establecer un horario: Es importante tener un horario definido para el trabajo y para el tiempo libre. Esto ayudará a mantener un equilibrio entre el trabajo y la vida personal. También ayuda a evitar trabajar demasiado o no lo suficiente.

2. Tomar descansos regulares: Es fácil quedarse sentado durante largos períodos de tiempo mientras se trabaja desde casa. Tomarse unos minutos para levantarse, estirarse y moverse puede ayudar a reducir la fatiga y el estrés.

3. Hacer ejercicio regularmente: El ejercicio regular no solo ayuda a mantenerse físicamente saludable, sino que también puede mejorar el estado de ánimo y reducir el estrés. Intente hacer ejercicio al menos 30 minutos al día, ya sea en casa o al aire libre.

4. Establecer un espacio de trabajo adecuado: Es importante tener un espacio de trabajo adecuado para evitar problemas de postura y lesiones físicas. Intente sentarse en una silla cómoda y usar una mesa o escritorio que esté a la altura adecuada.

5. Evitar distracciones: Es fácil distraerse mientras se trabaja desde casa. Trate de minimizar las distracciones, como la televisión, las redes sociales y el correo electrónico personal, para que pueda concentrarse en su trabajo.

6. Mantener una dieta saludable: Mantener una dieta saludable puede ayudar a mantener niveles de energía estables durante todo el día. Trate de comer alimentos saludables y nutritivos y evite comer en exceso o comer alimentos ricos en grasas y azúcares.

7. Mantener una comunicación regular con los compañeros de trabajo: Mantener una comunicación regular con los compañeros de trabajo puede ayudarte a mantenerte conectado y evitar sentirte aislado. Usa herramientas de comunicación en línea para mantenerte en contacto con los demás.

 

Style Selector