¿Qué hago si mi compañía de seguros me dice NO a un siniestro?

¿Qué hago si mi compañía de seguros me dice NO a un siniestro?

¿Has tenido un accidente con tu coche, una filtración de una tubería en tu hogar o cualquier otro accidente y tu seguro se niega a cubrir los desperfectos y/o las lesiones?

El seguro cubre millones de siniestros cada año, pero aún así es una situación que ocurre, no habitualmente, pero es en muchos casos desagradable y con este post, intentaré explicar cómo reclamar en estos casos.

Lo primero ponte en contacto con tu corredor de seguros, ah, que no tienes uno (Si lo tuvieses aquí acabaría el trámite, todo el resto lo realizaría el), entonces sigue leyendo: 

Lee atentamente la póliza

Las pólizas son contratos, y en muchas ocasiones no se leen en su totalidad, en la póliza debe detallarse lo que está cubierto y lo que no, por Ley las exclusiones y limitaciones de cobertura deben estar destacadas. 

Si después de leer la póliza, crees que lo que te ha ocurrido debe estar cubierto y entiendes que la negativa es infundada es cuando comienza el proceso de reclamación

Debes exigir a la aseguradora que te remita por escrito la explicación del porqué de la negativa a la indemnización, ya que puede deberse a un simple error formal o de lectura y la compañía puede rectificar su decisión.

Si la compañía insiste en el rechazo, haz una reclamación al departamento de atención al cliente. Es importante que solicites el número de la reclamación para después poder hacer un seguimiento del trámite que se está llevando. Estas reclamaciones se pueden hacer por teléfono u online, pero te recomendamos que sea por escrito para que dejes constancia de todas las circunstancias y puedas aumentar la información y presentar documentos como, por ejemplo:

  • Copia de las reclamaciones que hayas hecho anteriormente, si las hay.
  • Copia de informes médicos si hay lesiones. 
  • Fotografías. 
  • Atestados. 
  • Declaraciones de testigos. 
  • Cualquier otra información que creas puede ayudar a la reclamación.

La reclamación la puedes enviar por correo electrónico, correo certificado, burofax o a través de un prestador de servicios de confianza. Lo más seguro es el burofax y los prestadores de servicios de confianza ya que queda constancia de que lo has enviado, que lo han recibido y de lo que has enviado, incluso con sellos de tiempo.

Puedes consultar los prestadores cualificados de servicios de confianza en https://sedeaplicaciones.minetur.gob.es/Prestadores/ 

En el caso en que transcurra un mes y no obtengas respuesta o continúen con la negativa, puedes ponerte en contacto con el Defensor del Asegurado, todas las compañías tienen obligación de tener uno, indica cómo contactar con él en la web de las distintas compañías y en todas las pólizas, es un profesional independiente nombrado por la compañía y que debe actuar con independencia absoluta de la aseguradora.

Si el defensor del asegurado sigue sin dar respuesta satisfactoria a tu reclamación, puedes presentar una reclamación ante el servicio de reclamaciones de la Dirección General de Seguros. Para poder presentar esta reclamación ante la Dirección General de Seguros es importante saber que:

Hay que acreditar que has realizado una queja ante el servicio de atención al cliente de la aseguradora y al defensor del asegurado, por eso antes recomendamos hacer la reclamación por escrito y presentarla de manera que quede constancia.

Te deben haber denegado la admisión de la queja o que tu petición haya sido desestimada o falta de contestación de al menos 2 meses.

La reclamación ante la Dirección General de Seguros finaliza con un informe que te envían a ti y a la aseguradora, pero que no es vinculante ni se puede recurrir.

Si después de todo, no estás de acuerdo con la resolución de la Dirección General de Seguros o la compañía se sigue negando a cubrir el siniestro, aún puedes solicitar mediación o arbitraje, si la compañía los acepta y como último recurso acudir a los tribunales y presentar una demanda. Recuerda que a partir de aquí incurres en costes ya que tendrás que abonar los honorarios de abogado y procurador.

Un resumen de los pasos:

1 Acudir al Departamento de atención al cliente, una vez acreditada la negativa de la entidad por este departamento;

2 Presentar la queja al Defensor del asegurado;

3 Reclamar al Servicio de Reclamaciones de la Dirección General de Seguros si no se ha conseguido el resultado deseado o no se ha tenido respuesta en 2 meses. 

4 Vía judicial, la mediación o el arbitraje.

Como siempre te recomendamos contar con un profesional independiente que te asesorara, buscará el producto más adecuado para ti y con su experiencia lo más probable es que nunca tengas que verte en situación de necesitar este post.

 

 

Style Selector