La nueva Ley de Bienestar Animal obliga a contratar, a partir de septiembre, un seguro para perros

La nueva Ley de Bienestar Animal obliga a contratar, a partir de septiembre, un seguro para perros

El seguro de responsabilidad civil de los perros será obligatorio a partir de septiembre

La protección y el bienestar animal han tomado un nuevo rumbo en España con la promulgación de la Ley 7/2023, una normativa que aborda de manera integral los derechos de los animales y su cuidado. En medio de sus numerosas novedades, una ha llamado la atención: la obligación de contar con un seguro de responsabilidad civil para perros a nivel estatal.

Este cambio, que afecta a todos los propietarios de mascotas en todo el país, ha generado cierta confusión al no aclarar la ley aspectos tan importantes como las suma asegurada mínima a contratar o si es necesario que este seguro se contrate de forma independiente de otros seguros como el de hogar.

Publicada el 29 de marzo, la Ley 7/2023 (primera norma de rango estatal en esta área), tiene como objetivo armonizar las diferentes legislaciones autonómicas y brindar una cobertura uniforme a nivel nacional.

Si hasta ahora la ley solo exigía seguros de responsabilidad civil para perros potencialmente peligrosos, así como en algunas comunidades autónomas, a partir de septiembre, la nueva ley establece que todos los perros, independientemente de su raza o tamaño, deberán estar cubiertos por un seguro con la finalidad de proteger a otras personas en caso de posibles daños ocasionados por los perros.

Esta obligación entrará en vigor a partir del próximo 29 de septiembre de 2023 y el precio de este tipo de seguros oscilará en función factores como la compañía aseguradora, la edad, el tamaño y la raza del perro, etc.

A modo de orientación para los consumidores, las primas de un seguro básico (solo responsabilidad civil) podrían estar en torno a 24 euros al año, mientras que las pólizas más completas podrían alcanzar los 90 euros anuales para los perros potencialmente peligrosos, incluyendo beneficios como estancias gratuitas en residencias caninas y asistencia veterinaria en caso de accidentes.

En cuanto a las sanciones establecidas en la ley por el incumplimientos de esta obligación, los propietarios podrían enfrentarse a sanciones leves que podrían acarrear multas que van desde los 500 hasta los 10,000 euros.

La ley considera obligatorio únicamente el seguro de responsabilidad civil por daños a terceros por lo que las coberturas adicionales dependerán de las necesidades de cada propietario.

En un país con una creciente y notable población de mascotas, esta ley busca garantizar que todos los perros estén cubiertos en caso de posibles situaciones de riesgo y sus propietarios puedan hacer frente a los posibles daños que pueden ocasionar a otras personas y bienes.

error

Si te ha gustado, comparte este contenido