Incendios en instalaciones fotovoltaicas: La importancia del asesoramiento en seguros

Incendios en instalaciones fotovoltaicas: La importancia del asesoramiento en seguros

En los últimos años, la adopción de instalaciones fotovoltaicas en comunidades, empresas y particulares ha experimentado un crecimiento notable en España, impulsado por una legislación favorable, nuevos productos más eficientes y sobre todo por la reducción de precio de las placas solares.

No obstante, este auge también ha traído consigo un aumento en el riesgo de incendio, sólo en España en los últimos dos años ha habido más de 1.000 incendios según indica Cepreven (Asociación sin ánimo de lucro que se dedica a la prevención).

En Estados Unidos llevan más tiempo haciendo seguimiento de este tipo de incendios y cuentan con mas datos, solo un ejemplo, entre abril de 2020 y junio de 2021, Amazon declaró “incendios críticos o eventos de arco eléctrico” en seis de las 47 instalaciones que tenía en esos momentos, viéndose afectadas el 12,7% de esas instalaciones.

Causas de los incendios en instalaciones fotovoltaicas 

Las principales causas de incendios en instalaciones fotovoltaicas incluyen el sobrecalentamiento de los componentes, cortocircuitos, fallos en los inversores, descargas eléctricas durante la instalación o el mantenimiento, y problemas en las baterías de almacenamiento. Además, los productos de baja calidad y las malas ejecuciones de instalación pueden incrementar significativamente los riesgos.

La mayoría de esos 1.000 incendios se declararon en el primer año desde la instalación.

Consecuencias de los incendios y el impacto en el sector asegurador

La falta de mantenimiento y las inspecciones periódicas son factores determinantes en la prevención de incendios. Según datos de Tecnifuego, muchas instalaciones antiguas carecen de los requerimientos necesarios de seguridad contra incendios, lo que agrava la situación.

Los incendios en instalaciones fotovoltaicas representan aproximadamente un 10% de los incidentes industriales, con un costo promedio significativo por siniestro.

En estos dos últimos años se han instalado en España más de medio millón de instalaciones fotovoltaicas, el 85% en zonas residenciales y el 15% en instalaciones industriales.

El riesgo ha aumentado, ha cambiado, y esto hace que la necesidad de estar bien asegurado también cambie. En comunidades donde se han instalado placas solares, se ha detectado un aumento significativo de los problemas de impermeabilización, daños por el viento e incluso roedores que se han comido los aislantes del cableado provocando fallos graves en la instalación.

En caso de una intervención de bomberos, uno de los peligros a los que se enfrentan es el peso adicional, que puede hacer que la estructura colapse más rápidamente si se debilita por el fuego.

Importancia del asesoramiento previo a la contratación del seguro

Nuevos riesgos, aumento de la siniestralidad, contar con un asesoramiento adecuado antes de contratar un seguro se vuelve fundamental. Confiar en un corredor de seguros puede ayudar a evaluar los riesgos específicos de cada instalación fotovoltaica y recomendar las coberturas adecuadas para proteger tanto a las empresas como a los propietarios de viviendas.

El asesoramiento de un corredor de seguros no solo garantiza protección, sino que también puede prevenir sorpresas desagradables en caso de un siniestro.

Además, la creciente frecuencia de incendios puede influir en el precio de las pólizas de seguro. Las aseguradoras ajustan sus tarifas basándose en el historial de siniestralidad y el riesgo asociado.

Por lo tanto, una evaluación precisa y la implementación de medidas preventivas pueden mitigar este impacto, manteniendo los precios del seguro en niveles asumibles, que no nos pase como el sector del reciclado (cerrado a contratación por la grandísima mayoría de compañías de seguros por no decir todas).

Medidas preventivas y reglamentación

Es crucial seguir las normativas vigentes, como el Real Decreto 2267/2004, que regula la seguridad contra incendios en establecimientos industriales. Pero es de 2004, de entonces a ahora los riesgos han cambiado. Vamos 20 años por delante de la normativa.

El CTE (Código Técnico de la Edificación) no hace mención a las instalaciones fotovoltaicas, solo indica requerimientos de materiales dependiendo de la altura, el tipo de fachada y la accesibilidad de la misma. La falta de reglamentación específica está haciendo que sean las compañías de seguros las que imponen unos requisitos de seguridad para poder contratar las pólizas.

Contar con profesionales expertos en este tipo de instalaciones es la mejor forma de empezar, reducir los tramos de cableado de corriente continua, utilizar fusibles adecuados en cada uno de los circuitos, soldaduras adecuadas, respetar las sectorizaciones, distribuir las instalaciones de forma que se puedan limitar los daños en caso de incendio, buenas medidas de protección y que la instalación facilite la intervención de bomberos.

Y es vital realizar periódicamente inspecciones en los sistemas, de nada sirve una buena instalación con un mal mantenimiento.

En conclusión, el aumento de incendios en instalaciones fotovoltaicas subraya la importancia de un asesoramiento experto en seguros. No solo se trata de cumplir con la legislación, sino de proteger de manera efectiva las inversiones de nuestros clientes ya sean particulares, comunidades de propietarios o empresas y garantizar su seguridad.

Contar con un corredor de seguros especializado puede marcar la diferencia entre una cobertura adecuada y enfrentarte a un verdadero problema y consecuencias económicas importantes en caso de un siniestro.